Saltar al contenido

Aceite de Neem

El aceite de Neem es un aceite vegetal que se extrae de las semillas y de las frutas del árbol de Neem y es utilizado (junto con el jabón potásico) como insecticida natural para controlar las plagas.

El aceite de Neem es el insecticida más utilizado en el cuidado de plantas, esto se debe a ser el mejor de los insecticidas orgánicos que no dañan la fauna benéfica (es decir, ni las abejas ni las mariquitas) ni tampoco afecta a las aves, ni a los mamíferos (podemos estar tranquilo si tenemos mascotas alrededor de nuestros árboles y plantas) y por supuesto, no afecta al ser humano. Tanto es así, que su comercio se ha popularizado al rededor de su uso como producto de estética para el cuidado del cabello y la piel (pero sigue siendo el mismo aceite).








 

Además de ser utilizado como insecticida su uso en bonsáis es altamente beneficioso debido a que contiene hormonas naturales que ayudan al correcto desarrollo del árbol.

El aceite de Neem se extrae del árbol de Neem que es un árbol originario de la India y es utilizado desde hace cientos de años. Su letalidad tiene una velocidad moderada y aunque tiene efecto desde el principio de su aplicación, ya que trabaja alterando la conducta de las plagas, haciendo que pierdan el interés por la comida y la reproducción, evitando que sigan alimentándose de nuestro bonsái y que pongan huevos, hasta que finalmente muere.

Su aplicación debe hacerse en las últimas horas del día para evitar que el sol evapore la aplicación y así esta penetre mejor en las hojas.

El aceite de Neem sirve para controlar una gran variedad de insectos que afectan a los cultivos y que pueden llegar a convertirse en plaga. El aceite de neem controla y extermina las plagas de:

  • Arañas rojas
  • Pulgones
  • Orugas de col
  • Moscas
  • Moscas blancas
  • Mosquitos
  • Chinches
  • Termitas
  • Trips
  • Ácaros
  • Cucarachas
  • Orugas
  • Langostas
  • Saltamontes
  • Aracnidos
  • Hormigas
  • Hormigas rojas

 

Su aplicación se usa junto al aceite potásico (otro insecticida natural) ya que juntos, además de aumentar su efectividad, produce celeridad en su efecto y sirve como repelente para futuras plagas.

Además de su uso en árboles y plantas, el aceite de Neem, es preferible su uso, al resto de insecticidas, como insecticida en el hogar y en cocinas y especialmente si tenemos insectos en casa y convivimos con animales, niños o con personas con problemas de respiración.

El aceite de Neem, además de ayudar al desarrollo del bonsái gracias a sus hormonas naturales y de repeler y exterminar a plagas enteras de insectos, tiene una tercera función beneficiosa para nuestros árboles; el aceite de Neem tiene efecto fungicida (sana y previene de los hongos).

Para concluir, cuando vamos a introducir un nuevo bonsái (o cualquier otra planta en general) a nuestra colección de bonsáis, a nuestro jardín o a cualquier otro sitio donde existen otras plantas, antes debemos tenerlo un día separado y aplicarle un poco de aceite de Neem y de jabón potásico.

De esta manera, si la nueva planta traía consigo alguna plaga latente, podremos controlarla antes de que aparezca y evitar que pueda propagarse.

Su uso es bastante sencillo.

COMO UTILIZAR ACEITE DE NEEM

  • Cuidar las proporciones: en la etiqueta del producto, vienen unas instrucciones de uso, en ella se indica la cantidad de aceite de Neem a emplear por cada litro de agua. Cuanto más avanzada esté la plaga, mayor será la cantidad a utilizar
  • En caso de plaga aplicar varios días seguidos: cuando localizamos una plaga, debemos aplicar aceite de Neem durante 3-4 días. Tras el 4º día empezaremos a reducir la frecuencia poco a poco, hasta que, entre aplicación y aplicación, haya una semana de diferencia.
  • Si no hay plagas: si utilizamos el aceite de Neem de forma preventiva, bastará con utilizarlo una vez a la semana.
  • Si la planta ha florecido: no se aplica sobre las flores
  • La mejor hora para su uso: la última hora del día, cuando el sol está a punto de desaparecer.
  • Si tenemos una plaga diurna (como los pulgones): lo aplicamos junto a los primeros rayos de sol.
  • Para su aplicación: utilizamos un pulverizador de agua, de este modo, llegamos mejor a todas las hojas y las ramas, sin que el peso del agua desplace el aceite de Neem.

(Si hemos encontrado hormigas en nuestro bonsái, debemos estar atentos, esto es síntoma de que tenemos una plaga de cochinillas o de pulgones. Los pulgones se alojan en el dorso de las hojas y son muy pequeños, pero las cochinillas, son visible y debemos ayudar al insecticida, quitando la mayor cantidad posible, con nuestras manos utilizando un paño húmedo)

Hace mucho tiempo que mis bonsáis no son atacados por ninguna plaga, ni tienen problemas de hongos, para evitarlo, todas las semanas les aplico un poco de aceite de Neem y un poco de jabón potásico (en cantidades pequeñas), de esta manera me olvido de sustos.

Para su aplicación, se debe preparar el aceite de Neem diluyéndolo en agua y mezclado con un poco de jabón

COMO PREPARAR ACEITE DE NEEM

Nuestra puntuación

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)