Saltar al contenido

Bonsái Limonero

El bonsai limonero pertenece a la familia las Rutaceae, es un árbol cítrico con un follaje muy abundante. No ocupan mucho espacio y se adapta bien a casi todos tipos de climas.

Sus hojas son de un color verde intenso y cuando florece en primavera da unas flores blancas que desprenden un olor muy agradable.

limon de un bonsái limonero

Es un bonsái muy resistente y agradecido a la par que fácil de cuidar, vamos a ver como cuidar un bonsái limonero:

CUIDADOS BONSAI LIMONERO

  • Ubicación: La mejor ubicación para un bonsái limonero es aquella donde reciba la luz del sol de forma directa. En aquellas zonas donde los climas son cálidos el bonsái limonero puede estar en el exterior todo el año. Debemos protegerlo de las heladas bien sea dentro de casa o en invernadero. Si situamos el bonsái limonero dentro casa, podemos utilizar una luz de crecimiento artificial.

  • Iluminación: bajo el sol. Necesita mucha luz para que se desarrolle de la mejor manera. En caso de tenerlo en el interior del hogar y no disponer de luces artificiales para bonsáis, debe estar bajo la ventana donde más horas de luz entre.

  • Riego: con agua tibia y de forma abundante. El bonsái limonero no soporta los encharcamientos, por lo cual el suelo debe estar bien drenado y después de cada riego quitar el agua drenada del plato del bonsái. Entre riego y riego el sustrato debe estar seco por completo, de lo contrario las raíces acabarán pudriéndose. No es aconsejable aplicarle aguas pulverizadas en las hojas.

  • Abono: desde primavera hasta otoño y cada dos semanas. Preferiblemente con abono líquido diluido en agua (en las proporciones que indique la etiqueta). Cuando Empiece el otoño, iremos reduciendo el periodo de abonado, de tal manera que hay una diferencia de un mes entre el penúltimo abonado y el último. Durante el invierno, las raíces deben descansar.

  • Sustrato: es necesario que el suelo drene bien, por lo utilizaremos una proporción de 70% akadama mezclada con un 30% de grava volcánica.

  • Trasplante: cada 3 años en el primer mes de primavera (antes de la aparición de los primero brotes primaverales). Soporta una poda de raíz generosa, desprendiéndola de aquellas que presenten mal estado. Junto a la poda de las raíces, debemos hacerle una poda severa en la copa de forma proporcional.

  • Maceta: con esmalte. Aunque una maceta de color negro le ayudará a guardar mejor el calor y evitar humedades, una maceta con tono verde agua clarito, hace que resalte el color amarillo de sus frutos.


    bonsái limonero bebé


  • Poda: a principio de la primavera (incluso en febrero si ya no hace frio), quitándole aquellas ramas que se muestren secas y las que se vean más débiles, siempre respetando el diseño del bonsái. Aguanta podas drásticas.

  • Pinzado: durante todo el año (menos en invierno). Es importante estar al cuidado de quitarle todas las flores marquitas para evitar que puedan aparecer hongos o atraer plagas. Despuntaremos siempre las hojas de mayor tamaño (respetando la forma, siempre).

  • Alambrado: en primavera y en otoño, aunque no necesita mucho alambrado, ya que de por sí mantiene su forma. Podemos utilizar alambre para corregir aquellas ramas que se salgan del diseño, utilizando siempre un alambre de aluminio anodizado y estando pendiente de cambiarlo (aproximadamente cada 6 semanas) para que el alambre no penetre el bonsái.

  • Heridas: podemos ayudar a la cicatrización de las heridas de mayor tamaño con un poco de pasta selladora para bonsáis.

  • Plagas: en los brotes más pequeños pueden aparecer en ocasiones pulgones. Para eliminarlos utilizamos aceite de Neem diluido en agua y mezclado con un poco de jabón potásico; actuarán como insecticida natural, terminando con la plaga sin dañar el bonsái.