Saltar al contenido

Bonsái Haya

El bonsái  haya, es perteneciente a la familia de fagáceas y es originario de algunas regiones del oeste y centro de Europa. Este bonsái ha expandido sus zonas de desarrollo a diferentes regiones templadas de Europa, Asia y América del norte.

Cuidados bonsái haya europea

Podemos diferenciar entre:

  1. Haya Blanca Japonesa [Fagus crenata] cuyo tronco es liso de un tono blanco plateado
  2. Haya Europea [Fagus Sylvatica] su corteza es de un color grisáceo suave y sus hojas se presentan algo más anchas.

 

Características del bonsái haya

Algunas de las características que debemos conocer y tener en cuenta al momento de adquirir un bonsái haya, son las siguientes:

  • Sus hojas presentan un tamaño pequeño, el cual puede reducirse aún más si se utiliza la técnica adecuada.
  • Presenta una ramificación intermedia, es decir, ni muy extensa ni muy escasa. Dicha ramificación puede densificarse si uno así lo desea.
  • Requieren de climas húmedos y que presenten aire fresco. También pueden adecuarse a climas templados, siempre y cuando se mantenga la humedad necesaria para su correcto desarrollo.
  • Presenta un desarrollo lento de crecimiento.
  • Sus hojas son caducas y no se caen en la época de invierno, sino que se caen cuando comienzan a salir nuevos brotes en la época de primavera.
  • Presenta flores tanto femeninas como masculinas Las flores masculinas se agrupan en gran cantidad, mientras que las flores femeninas nacen en grupos de no más de 3 unidades.
  • Sus frutos, también llamados hayucos, se presentan mayormente en bonsáis adultos, rara vez se observan en bonsáis jóvenes. Dichos frutos presentan una gran cantidad de hidratos de carbono y son comestibles.
Guajave Jardín Bonsái Herramienta Set Acero Carbón Kit Cortadora Tijeras con Nylon Estuche
Material: Acero Carbón; Fácil de Uso y Operate: Adecuado para Su Bonsai, Jardinería, o Patio
49,99 EUR

Cuidados bonsái haya

  • Ubicación: en un lugar soleado con buena ventilación. Aunque se trata de una especie que soporta bien el frío, debemos proteger sus raíces de las heladas.

 

  • Riego: Debemos mantener siempre la humedad del bonsái, por lo cual tendremos que regarlo cada vez que este presente signos de sequedad en la superficie del abono. A fines de verano y en otoño, debemos reducir la cantidad de agua que le colocamos al regarlo y en época de heladas debemos proteger sus raíces y regarlo lo menos posible. Aunque es un bonsái agradecido con la humedad, debemos evitar los encharcamientos para prevenir la aparición de hongos o quemaduras en sus raíces.

 

  • Trasplante: Debemos llevar a cabo este proceso en primavera o en otoño, cuando comiencen a agrandarse las yemas. En bonsáis jóvenes, debemos realizar el trasplante cada 2 a 4 años, y en bonsáis adultos debemos realizarlo cada 4 a 5 años.
    Al realizar el trasplante, debemos podar las ramas y eliminar las raíces que se encuentren podridas.

 

  • Abonado: Debemos realizarlo mensualmente a comienzos de primavera hasta que finalice el otoño. El abono debe ser líquido y preferentemente debe presentar una descomposición lenta. En las épocas que presenten mucho calor, debemos cesar la aplicación del abono, también debemos cesar su uso cuando el bonsái comience a brotar.

 

  • Poda: Este proceso debe ser realizado en invierno, solo una vez al año. Al realizar la poda, debemos dejar 2 o 3 hojas en cada rama, procurando sellar las heridas para ayudar con la cicatrización de las mismas.
    También debemos aprovechar la poda para pinzar los nuevos brotes, de esta manera evitaremos que crezcan en exceso.

 

  • Reproducción: A partir de semilla. Aunque es posible su reproducción utilizando esquejes, estos no enraízan bien.

 

  • Plagas y enfermedades: los bonsáis hayas pueden ser atacados por cochinillas. En tal caso podemos utilizar un pesticida específico o hacer uso de aceite de Neem y Jabón potásico. Un riego continuado con agua excesivamente calcárea puede provocar clorosis.

 

 

Nuestra puntuación