Saltar al contenido

Bonsái Granado (Punica Granatum)

El bonsái granado es también conocido con el nombre de Punica Granatum y es procedente de oriente medio, aunque es considerado un árbol mediterráneo debido al largo tiempo que lleva cultivándose en estos países.

Sus primeras flores aparecen en verano, con forma de óvalo y con un color escarlata, estas flores acaban convirtiéndose en su fruto comestible, la granada.

bonsai granado, granadas

Sus hojas son caducas y pequeñas, de color verde clarito que contrastan con un tronco marrón claro.

Cuidados bonsái granado

  • Ubicación: debe situarse en el exterior.  En los meses de verano, es recomendable resguardarlo de los rayos directos del sol en las horas más calurosas del día (el mediodía). Tambinén es necesario resguardar el bonsái granado de las fuertes heladas y de las lluvias agresivas.

  • Iluminación: luz directa del sol. Requiere de mucha luz si lo tenemos interior, siempre en el lugar donde vaya a recibir más horas de luz, evitando que esté en la misma habitación donde se encuentre encendido un calefactor o el aire acondicionado.

  • Riego: abundante agua en los meses de verano. Entre riego y riego el sustrato debe estar completamente seco. En verano, cuando las temperaturas podemos pulverizar un poco de agua sobre las hojas. En invierno este bonsái requiere de poca agua. Además de no ser un bonsái muy exigente con la calidad del agua (vaya, son fáciles de cuidar)

  • Abono: en primavera y en otoño (una vez al mes). Debemos aumentar la cantidad de abono cuando empieza a florecer y terminar de abonar cuando empiece el primer día de calor del verano. Estos bonsáis son muy agradecidos con abonos altos en fósforo y potasio.
  • Sustrato: utilizar un sustrato de akadama, que podemos mezclarlo con un 20% de grava volcánica si queremos ayudar al drenaje del agua.

  • Poda: Al inicio de la primera brotación de la primavera. Eliminando el crecimiento desproporcionado. Aunque el podado podemos realizarlo durante todo el año, es en primavera cuando el árbol responderá mejor a este desprendimiento.

  • Pinzado: Durante toda la primavera cada 15 días o cuanto las ramas hayan alcanzado entre 6 y 8 hojas. Es un error común en estos bonsáis el pinzarlos después de mayo eliminando las flores. Si queremos que el árbol crezca más rápido, podemos eliminarle las flores y cambiarle el abono a un abono normal.

  • Alambrado: entre primavera y otoño, pero no durante la floración. Es un árbol que crece bastante rápido, por lo tanto, debemos cambiar el alambre cada 4-5 semanas, para evitar que se fusione con la corteza.

  • Trasplante: el primer mes de primavera y una vez cada 3 años. Es un bonsái que permite podas muy drásticas, pudiendo eliminar hasta el 50% de las raíces. Debemos utilizar el trasplante para limpiarle la raíz y el cepellón. Proporcionalmente a la poda de las raíces, podaremos las ramas reduciendo su concentración.

  • Plagas: el bonsái granado es sensible a:
    • Las cochinitas: que podemos quitarlas con las manos utilizando un paño húmedo, para no dañar el bonsái, y después aplicarle un poco de aceite de Neem.
    • Los pulgones: para eliminar los pulgones sin dañar el bonsái utilizamos aceite de Neem diluido en agua y mezclado con un poco de jabón potásico, esto actuará como insecticida natural sin dañar el bonsái.

 

bonsai grandado espectacular