Saltar al contenido

Bonsái Ficus Ginseng

El Bonsái Ficus Ginseng es procedente de la India, donde se hizo conocido debido a su forma de bulbos y sus raíces aéreas. También es conocido con el nombre de baniano chino y su nombre comercial es el Ficus India. Pertenece a los bonsáis de hojas perennes y estas son pequeñas y redondas.


Bonsai Ficus Ginseng microcarpa

Cuidados bonsái Ficus Ginseng

El Bonsai Ficus Ginseng es una de las especies favoritas de los amantes del arte del bonsái. Antes de hablar de los cuidados que necesita este tipo de bonsáis, debemos tener en cuenta el alto valor estético que supone; gracias al color verde intenso de sus hojas; unas hojas con las puntas muy acentuada.

Ya que de ello depende su gran atractivo, que es importante conocer la naturaleza de sus raíces, ya que son raíces aéreas, lo cual nos permitirá guiarlas y darles la forma a las raíces del bonsái. Una vez las raíces absorbe los nutrientes del sustrato y comienzan a emerger al exterior, estas empezarán a engordar y debemos comenzar a podarlas y alambrarlas buscando conducir su belleza a la base del tronco.

Si tenemos nuestro bonsái ficus ginseng en interior y queremos que desarrolle raíces aéreas de forma natural y lo más saludable posible, es importante que cuidemos la humedad, debe estar entorno al 95%. Para favorecer la alta humedad, podemos hacer uso de una cubierta translucida de cristal, de plástico o metacrilato, de una pecera o de un invernadero para bonsáis.

Estas raíces, cuando alcanzan la superficie comienza a convertirse en unas raíces robustas.

Como curiosidad, ¿sabes qué significa ginseng en chino? Raíces

Sus raíces aéreas gruesas, su tronco robusto y sus hojas verde intenso y perennes, es lo que hace que estos bonsáis sean tan deseados y uno de los favoritos entre los amantes del arte del bonsái.

Podemos hacer de este bonsái centro de salón, únicamente desarrollando y conservando su belleza natural y (como ocurre con todos los bonsáis a la hora de formar parte de la decoración) eligiendo una maceta acorde al resto de la habitación.

Conocemos su estética, vamos a ver cómo cuidar nuestro bonsái ficus ginseng para que crezca sano y fuerte.

¿Cómo cuidar un bonsái ficus ginseng?

  • Iluminación:  estos bonsáis deben situarse en zonas muy luminosas, vitando que le dé la luz del sol de forma directa, para que no se quemen sus hojas. Si queremos tener nuestro bonsái en exterior, debemos hacerlo de forma gradual, para evitar el estrés de la planta.
  • Temperatura: aunque son unos árboles muy resistentes, la temperatura ideal se encuentra en torno a los 15 grados centígrados.
  • Humedad: hay que controlar la humedad de nuestro bonsái. En épocas de más calor, debemos aplicarle un pulverizador con agua. Si tenemos encendido el aire acondicionado, esto resecará el ambiente y hará que nuestro árbol sufra sequedad, debemos pulverizarlo con frecuencia o protegerlo en un invernadero para bonsáis
  • Abono: en otoño y en primara, a ser posible, utilizaremos abonos naturales, aunque responde muy bien a los fertilizantes líquidos.
  • Plagas: estas plantas son víctimas de dos plagas (aunque no es muy frecuente): de la cochinilla (las quitaremos con las manos utilizando un paño húmedo y luego le aplicamos un poco de aceite de Neem) y de la araña roja en aquellos ambientes bajos en humedad y altas temperaturas (Aceite de Neem + Jabón Potásico).
  • Poda: pinzamos el bonsái cada dos semana, excepto en invierno, que la haremos una vez al mes. Si nos excedemos con la poda y le provocamos una herida grande, le aplicamos pasta selladora.
  • Defoliado: se lo haremos en el caso que queramos una ramificación abundante y siempre en verano. Esto es muy cansado para los Ficus ginseng, por ello lo haremos una vez cada 3 años.
  • Alambrado: Durante el otoño. Sus ramas son muy flexibles. Debemos de tener cuidado con el alambrado y cambiarlo cada 6-8 semanas, para que el tronco no absorba el alambre (utilizar alambre de cobre anodizado).