Saltar al contenido

Bonsái Castaño

El bonsái castaño es uno de las especies más longevas de los que se puedan mantener un registro. Su tronco es muy grueso y sus hojas tienden a ser muy grandes para los bonsái promedios.

Cuidados del bonsái castaño

Su nombre científico es Castanea sativa y se trata de un árbol caduco y poco recomendado para principiantes, debido a sus difícil ramificación y sus grandes hojas.

Características del bonsái castaño

  • Presenta unas flores muy llamativas y grandes, que desprenden un aroma agradable.
  • Bien cuidados pueden llegar a producir castañas.
  • Mantiene una serie de colores pardos oscuros los cuales son de los favoritos de cualquier fanático de los bonsái en el momento de florecimiento de este.

Cuidados del bonsái castaño

  • Ubicación: se le debe de tener en un lugar cálido. Si el clima se presenta muy seco es necesario protegerlo de la luz directa del sol y mantener unos niveles de humedad adecuados. En las heladas del invierno, es aconsejable protegerlos en el interior de la casa, situándolo cerca de una ventana donde reciba la luz del sol el máximo de horas posibles y lejos de calefacciones que puedan restarle humedad. Si percibimos que nuestro bonsái roble no está recibiendo el número de horas de luz adecuado, podemos hacer uso de iluminación artificial de crecimiento.

 

  • Iluminación: siempre que sea posible, deberá recibir directamente luz del sol. En los días calurosos de verano, es necesario proteger nuestro bonsái en las horas donde los rayos de sol inciden sobre el con mayor fuerza. Un calor excesivo sumado a la falta de humedad que este provoca, harán que sus hojas se sequen y se vuelvan más quebradizas, debilitando al bonsái y su crecimiento.

 

  • Humedad: los niveles de humedad deben presentarse lo más constantes, impidiendo encharcamientos y que el sustrato pase seco por completo el mínimo tiempo posible. Si comenzaremos a apreciar pequeñas manchas e imperfecciones en su tronco, es un indicativo de que la situación del agua se vuelve un problema, los nutrientes no están llegando a la corteza.

 

  • Riego: el riego debe ser periódico. Aproximadamente 1 vez cada 3/4 días en invierno y 1/3 veces al día en verano. Debemos de asegurarnos que en ningún momento la tierra se quede seca por completo (al menos no durante mucho tiempo). Para evitar encharcamientos, esparciremos un poco de grava volcánica en el interior de la maceta, esto permitirá un buen drenaje.

 

  • Sustrato: 70% akadama y 30% grava volcánica.

 

  • Abono: cada veinte o treinta días, desde el comienzo de la primavera hasta el otoño. Durante las temporadas más calientes se le dará un mes de descanso ya que lo necesita.

 

  • Alambrado: deberes de hacerlo en verano o primavera, tenemos que proteger su corteza de las ramas más gruesas que se caen, es recomendable cortar las hojas más altas pues le quitan el acceso al sol.

 

  • Trasplante: Cada 3 años, en otoño o a principios de primavera.

 

  • Plagas y enfermedades: la tinta y el chancro. La mejor manera de proteger la aparición de tinta o chancro en nuestro bonsái castaño, es aplicando un poco de aceite de Neem diluido con un poco de jabón potásico. Además, ayudaremos a prevenir la aparición de otros hongos y parásitos.

 

Nuestra puntuación

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)